Explotamos y asumimos el riesgo del negocio

En algunos casos, los propietarios prefieren delegar absolutamente la explotación.

GAT está en disposición de asumir dicha explotación de forma permanente o transitoria, subrogándose al pasivo laboral y al resto de obligaciones operativas. Podemos asumir el riesgo del negocio y hacernos cargo por completo como responsables de todos los rendimientos, no sólo de los resultados técnicos, financieros u otros parciales que se puedan generar.