Ocho claves para adaptar un hotel a la conciliación laboral – familiar

En un entorno tan competitivo como el actual en el sector hotelero, en el que la calidad del servicio pasa fundamentalmente por los profesionales, el personal debe estar plenamente identificado con la filosofía del hotel y con las estrategias de la dirección.


Liderazgo en hoteles
Sólo con esa identificación, las actitudes y comportamientos asumidos por los colaboradores facilitarán el logro de los objetivos. La  clave del éxito de un hotel: profesionales comprometidos.

¿Cómo lograrlo? La identificación de los profesionales con los objetivos de la organización es un pilar básico para lograr que éstos se movilicen hacia ellos.

La rentabilidad y la conciliación van de la mano, ya que es más productiva una persona orientada a resultados que alguien que simplemente debe estar presente en su puesto de trabajo durante un lapso determinado.

La cultura de los resultados y el trabajo bien hecho necesita imprescindiblemente de la involucración de los profesionales del hotel. Para contar con ellos, debemos incorporar la filosofa “conciliadora”, una nueva forma de vivir más equilibrada y que permita trabajar con motivación y mayor involucración a todos los empleados del establecimiento.

Ocho claves para desarrollar una cultura de conciliación (comprometida y eficiente) en un hotel

  1. Orientar el hotel hacia el resultado y no hacia la tarea. No hay nada tan inútil como hacer eficientemente lo que no se debería hacer.
  2. Un trabajo orientado y organizado nos permitirá trabajar más en lo importante y menos en lo urgente ya que habremos evitado de manera importante estas “urgencias”.
  3. Establecer dentro de los objetivos uno referido a la “Calidad de Vida Profesional”.
  4. Responsabilidad en el máximo nivel: El director y la gestora del hotel serán los responsable de introducir las normas que faciliten la consecución de un estilo de vida profesional responsable, flexible y dinámico.
  5. Introducir en el sistema de evaluación del desempeño un objetivo de “conciliación”, una de las herramientas indispensables para la correcta aplicación de un plan de desarrollo.
  6. Reuniones eficaces y eficientes. Todo directivo eficaz sabe que las reuniones, o son productivas o son un completo desastre. Para ello hay que estructurar muy bien los puntos a tratar en la reunión y el objetivo final.
  7. Mejorar los sistemas de planificación, organización y autocontrol. El hotel tiene que desarrollar una filosofía de autocontrol donde los empleados organicen su trabajo en función de sus prioridades. Cuanto más se delega más se involucra uno en el trabajo.
  8. Respetar la libertad individual en el cumplimiento de horarios. Si la dirección de la empresa se ha comprometido a implantar una filosofía “sana” no debería impedir que los empleados organicen su trabajo de forma personal. Nadie sería tan inconsciente de reducir tiempo sin alcanzar resultados.

En nuestro sector no es tarea fácil contratar personal cualificado, la rotación es elevada y los costes de sustitución de trabajadores hoteleros son altos. Para mejorar la rentabilidad de los hoteles es necesario contar con profesionales expertos y comprometidos quienes sólo son atraídos por puestos estables y duraderos en hoteles que ofrecen políticas de conciliación del trabajo con la vida familiar. Esto es posible utilizando las nuevas fórmulas de organización del trabajo, que pasan por la flexibilidad y la planificación.

¿Cuáles utilizas en tu hotel?

Alejandra González

Responsable de Operaciones y Adjunta a la Dirección General

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *