Impacto COVIC19; Análisis para evitar la parálisis

Un análisis de esta parálisis.

El parón en la actividad sobrevenido en plena temporada golf y con una importante demanda en libros ha provocado un vuelco absoluto en la planificación del año, haciendo saltar por los aires todos los planes de negocio de 2020 y mutando rápidamente hacia un escenario de “economía de guerra” para poder salir adelante.

“A medio plazo nos recuperaremos, pero por el camino vamos a ver cierres, ajustes de plantillas, cambios de propiedad y muchas otras consecuencias graves a todo lo que hoy acontece. Una transformación extrema del escenario que afectará a las empresas del sector, a todos sus players sin distinción y en escala, a los métodos de trabajo y gestión, un gran impacto, un gran tsunami lleno de cambios y esperemos que también de oportunidades.” (RGarayar)

Las consecuencias del efecto Covid-19 las arrastraremos durante bastante tiempo. Ahora mismo estamos en el capítulo primero; afrontar y superar con éxito la crisis sanitaria, parar el golpe, reducir el avance de contagios y limitar al máximo la mortalidad. Por delante nos quedan muchos más capítulos de este libro que van a ser para todos bastante duros y que necesitarán del tiempo, capacidad, ingenio, flexibilidad, criterio y apoyo institucional para superarlos.

Un esfuerzo conjunto sin precedentes para afrontar una crisis mundial también sin precedentes. 

Ante la inesperada contracción de la demanda, la primera reacción fue de lógica conservadora, ajustar y limitar los servicios de los hoteles y anticipar vacaciones a parte de la plantilla. Posteriormente y tras el anuncio y publicación del decreto gubernamental que oficializaba el cierre progresivo de los hoteles en un tiempo límite de una semana, se fueron precipitando los ERTES por causa de fuerza mayor en el todo el sector. “En nuestro caso afecto al 90% de la plantilla. Con los cierres y desde entonces el equipo de GAT se puso manos a la obra y estamos en el proceso de rehacer los planes de negocio para 2020 y en la renegociación de condiciones con arrendadores y proveedores.” (RGarayar)

Sin duda habrá un antes y un después del Covid-19. La intensidad y la cuantía del impacto final dependerá de la duración del bloqueo general y de las consecuencias económicas posteriores, pero es evidente que el efecto Covid nos durará varios años afectando a todos los sectores y a todo el mercado en general nacional e internacional.

“Y aunque es pronto para sacar conclusiones de la situación y transmutarlas en conocimiento y aprendizaje, este cisne negro, su tremenda incidencia en la línea de flotación del estado de bienestar, de la salud y de la estabilidad social y económica, hará que nos replanteemos modelos de negocio y hace necesaria la creación fórmulas preventivas de toda naturaleza para tratar de evitar la fragilidad en nuestros negocios.”

El año 2020 es ya “annus horribilis” para nuestra generación, no en vano en menos de una semana “se nos cayó el mundo”, primero con un drama social y después con unas consecuencias todavía imposibles de considerar pero con una perspectiva muy compleja para todo el año 2020. El impacto no se podrá medir hasta no tener ciertas certezas dentro del escenario VUCA. Toda una paradoja.

“Creo que el punto de inflexión será la temporada de verano, si podemos o no abrir nuestros hoteles para esta importante época y en qué condiciones. Las potenciales limitaciones de movimiento de personas con cierres de fronteras, la situación particular de la compañías y medios de transporte y, por supuesto, la capacidad económica de nuestros potenciales clientes, son los vectores fundamentales a estudiar para poder aventurar siguientes pasos” (RGarayar)

Esta crisis nos hace ver y entender de manera rotunda y sin paliativos, la importancia del fenómeno de la globalización en nuestro negocio; algo que sucede a 15.000km y nos acaba afectando directamente a los pocos días. Dependemos unos de otros de forma directa o indirecta, un hecho así propicia toda suerte de cambios y adaptaciones en post de la sostenibilidad y la viabilidad de los negocios y las empresas… de los países. También deja un surco, una huella indeleble en la mente y en los comportamientos de las personas, de los individuos y sociedades. ¿Cambiará la forma de viajar?

“A corto plazo SI, a medio plazo no creo que haya un cambio sustancial. Veo un mayor impacto por la crisis económica post virus que el cambio de modelo de forma de viajar aunque es cierto que los potenciales clientes seguirán en la tendencia de la experiencia, dando mayor valor al entorno y a la sostenibilidad, y buscando un turismo más responsable. Los clientes ya no buscarán productos o servicios basándose únicamente en atributos como precio o funcionalidad, sino que hay factores emocionales muy importantes que determinan ya su conducta.” (RGarayar)