2016: Años de grandes desafíos

El sector turístico en España cerró el pasado año 2015 con un crecimiento del PIB turístico del 3,7%, volviendo a confirmar su liderazgo en el crecimiento de la economía y el empleo. Estos buenos resultados han contribuido a mejorar los márgenes empresariales muy castigados durante los años de crisis, si bien la subida record de turistas está en parte relacionada con la inestabilidad en destinos competidores.

A pesar de estos buenos resultados, el año ya comenzado viene marcado por una serie de desafíos tanto políticos como económicos y sociales. Los grandes actores de este mercado tendrán que enfrentarse a importantes retos, por lo que no será suficiente con meros discursos sin acciones concretas y coordinadas.

A continuación, determinamos los cinco retos a los que se enfrenta el sector turístico y hotelero:

  • Contexto macroeconómico (a priori) favorable. Las últimas previsiones hechas por distintos analistas económicos apuntan a que el PIB español podría estar en el entorno del 3,2%, estimándose para el 2016 una horquilla de crecimiento entre el 2,3% – 3,1%. En concreto, la Comisión Europea prevé un crecimiento para España del 2,7% en 2016. Se considera que la demanda interna prolongará su dinamismo, impulsada por el incremento de la renta disponible. El sector exterior continuará muy activo, impulsada por las ganancias de competitividad derivadas de moderación de los costes laborarles, depreciación del euro, bajos tipos de interés y desplome del precio del petróleo. Si bien no es oro todo lo que reluce en la macroeconomía, la situación económica en China está generando en los mercados financieros importantes bajadas, como es el caso del IBEX 35, situándose por debajo de los 8.500 puntos básicos.
  • “El dinero es miedoso y nunca duerme, no conviene asustarlo”. Los inversores no ocultan su temor ante el avance que están manteniendo determinados partidos políticos de corte populista, preocupación que ha sido abanderada por el propio Juan Miguel Villar Mir, presidente del grupo constructor OHL. La existencia de un marco normativo excesivamente rígido en muchos casos genera incertidumbre en las inversiones a acometer. El posible inversor necesita cerciorarse de que el proyecto a desarrollar se asiente sobre una base política, jurídica y económica sólida.
  • Inestabilidad en el Mediterráneo Oriental y Norte de África. Los últimos acontecimientos acaecidos están provocando recelos de los turistas a viajar a destinos como Egipto, Túnez e incluso Jordania. Según Exceltur, los conflictos provocados por la Primavera Árabe han desviado a España desde 2011 entre 6,3 y 8,2 millones de turistas desde el norte de África. El cambio de destino se está produciendo sobre todo en el turista europeo de sol – playa que ahora prefiere viajar a Canarias, Baleares y la costa peninsular, aunque estas dos últimas en menor medida.
  • Inestabilidad política tras las elecciones del 20 – D. La falta de acuerdo para la formación de un gobierno estable, al menos hasta la fecha, puede ralentizar la tendencia al alza del sector que Exceltur se ha atrevido a cuantificar en 900 millones de euros en pérdidas. La ausencia de pactos políticos que conformen un eje de gobierno duradero, puede ahuyentar la estabilidad necesaria para la generación de empleo y el crecimiento económico
  • La falta de una Política Turística fuerte – común. Aunque a alguno nos pese, al menos hasta ahora el turismo no se ha considerado una “prioridad de estado” a pesar de suponer un 11% del PIB Global. Es necesario fidelizar a los turistas, siendo para ello necesario renovar la planta hotelera (bastante deteriorada en muchos casos), presumir de seguridad vs otros destinos, poner en valor nuestra experiencia y ser capaces de atraer al turista con una mayor capacidad de gasto. Sirva como ejemplo lo sucedido en Barcelona, donde la nueva Alcaldesa ha decidido motu proprio paralizar una serie de proyectos turísticos de especial índole, algunos sin explicación aparente. Otro ejemplo es lo que está ocurriendo en el Ayuntamiento de Madrid, presidido por Manuela Carmena, con el Proyecto de Edificio España por el grupo Wanda: si se debe tirar la fachada, si no se debe; qué requisitos arquitectónicos debe cumplir el nuevo edificio, etc… Los riesgos que asume el inversor en este tipo de proyectos ante semejante desembolso requiere contar con la máxima seguridad.

De lo que no cabe ninguna duda, es que en el 2016 el turismo continuará siendo el motor de la economía española, si bien su nivel de crecimiento y aportación al PIB vendrán determinados en gran parte por las actuaciones que se lleven a cabo con respecto a los retos anteriormente descritos. Debemos exigir a nuestros gobernantes amplitud de miras, gestión comprometida e innovadora, así como una colaboración cada vez más activa de las empresas privadas.

El turismo se incrementará en el 2016, si bien su crecimiento estará determinado por la resolución de los grandes retos, no es lo mismo crecer a un 3,4% que hacerlo al 2,7% en el caso de que se acrecienten las incertidumbres, según estimaciones de Hosteltur, portal de noticias e información turística.

Sin olvidarnos nunca de lo dicho por la Organización Mundial de Turismo: “El Turismo sostenible es aquél que mantiene el equilibrio entre los intereses sociales, económicos y ecológicos”.

Este artículo ha sido publicado en el periódico de CEHAT de febrero de 2016.

José Óscar López

Director Financiero, Planificación y Desarrollo

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *